CORPS À L'AISE: TOMÁS-ROCHA Y LA OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL EN CORPS À L'AISE

jueves, 20 de febrero de 2014

TOMÁS-ROCHA Y LA OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL EN CORPS À L'AISE

  Un nuevo servicio se incorpora a Corps à L'aise


 

El Centro Tomás-Rocha Visión y Audición del Desarrollo y Aprendizaje, ubicado en Villajoyosa y con más de 20 años de experiencia, ha confiado y se ha unido a nosotros para brindar sus servicios también en nuestras instalaciones a partir del 1 de marzo.

 

 

Joaquina Rocha Ortíz Optometrista Colegiada nº 7.774

   
   Audioprotesista.
   Reeducadora auditiva Berard.
   Terapeuta y formadora de TMR y Reflejos Primitivos.
   Terapeuta visual.




José E. Tomás Ordóñez Optometrista Colegiado nº 6.416

   
   Especializado en visión infantil, desarrollo visual, estrabismos y    
   ambliopías, y accidentes cerebrales con afección visual. Cinetosis  
   visual.
   Especialista en control de la miopía y Orto-K.


 

¿QUÉ ES LA OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL? y¿QUÉ NOS DIFERENCIA?

La Optometría Comportamental es la búsqueda del equilibrio de la visión con el resto de los sentidos y el correcto aprovechamiento de la información visual por el sistema nervioso. Se trata de evaluar no sólo si el funcionamiento del ojo o del oído es correcto, como hacen ya otros profesionales de la visión y de la audición, sino también si es correcto el desarrollo, la percepción y el aprendizaje que de ellos se deriva.

La VISIÓN es la capacidad de percibir objetos, identificar distancias y detectar colores y movimiento mediante la luz que alcanza nuestros ojos, e interpretar todo ello por nuestro sistema nervioso para conocer nuestro entorno. Por ello, es de vital importancia desarrollar de la mejor manera posible nuestras habilidades visuales.

Además, la visión está íntimamente relacionada con la audición, el lenguaje, la coordinación motora y el equilibrio.

La AUDICIÓN, más allá de la percepción de las ondas sonoras, implica procesos fisiológicos derivados de la estimulación del órgano de la audición y procesos psicológicos derivados del acto consciente de escuchar un sonido. Según el procesamiento en la audición, así será su calidad auditiva.

Por tanto, podemos concluir que resulta de vital importancia realizar una evaluación o seguimiento del desarrollo de la visión y audición en edades tempranas con tal de poder corregir a tiempo posibles desviaciones que afecten a la percepción y aprendizaje del niño. En adultos, mediante un examen de completo de todas las capacidades visuales y auditivas, podemos detectar si éstas afectan, en la lectura, el trabajo, si son capaces de producir sensación de mareo, desorientación espacial, inestabilidad emocional, etc…

En Tomás Rocha Visión y Audición del Desarrollo y Aprendizaje, nuestro objetivo es el optimizar las habilidades visuales, auditivas y de desarrollo neuromotor del niño y el adulto para mejorar su capacidad en los estudios, el trabajo, deportes, ocio, etc..

 

SÍNTOMAS MÁS HABITUALES


- Se queja de que ve mal de lejos o cerca.
- Se cansa y se distrae fácilmente cuando realiza tareas de cerca.
- Se distrae en diversas situaciones.
- Se acerca mucho cuando lee o escribe.
- Guiña un ojo o se lo tapa.
- Parpadea habitualmente.
- Tiene frecuentes orzuelos.
- No comprende bien lo que lee.
- Se pierde o salta de línea durante la lectura.
- Se queja de dolor de cabeza frecuente.
- Dolor crónico de cuello y espalda.
- Se le enrojecen los ojos o se los frota a menudo.
- Lee de forma lenta o a golpes, en relación a su edad.
- Rechaza la lectura, prefiere que le lean las cosas.
- Invierte letras o números.
- Confunde palabras en lectura y escritura.
- La comprensión lectora disminuye con el tiempo.
- Cambios habituales de graduación en sus gafas.
- Le molesta la luz.
- Mueve los labios cuando lee en voz baja.
- Se guía con el dedo en el texto cuando lee.
- Torpeza en la coordinación corporal.
- Se tropiezan a menudo.
- Andan de puntillas.
- Evitan el deporte (especialmente el uso de bicicleta).
- Le molestan determinados ruidos.
- Fácilmente irritable. 


PROBLEMAS


PROBLEMAS DE LA VISIÓN

Defectos Refractivos
Son defectos producidos por leves alteraciones en la forma o tamaño del ojo y que impiden un correcto enfoque; son la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Como defectos que son, se compensan; pero no se curan, ya que no son enfermedades. Se pueden corregir con gafas, lentes de contacto, Orto-k o de forma más definitiva con cirugía.


Miopía
Es un error refractivo en el que la persona que lo padece ve mal de lejos y bien de cerca. El ojo crece desproporcionadamente a lo largo, enfocando por delante de la retina cualquier objeto lejano, quedando la imagen borrosa.



La miopía puede ser una adaptación a un problema de cerca (miopía funcional), siendo el defecto más habitual, o bien una manifestación de la predisposición genética a padecer miopía (miopía estructural, menos frecuente). A menudo podemos actuar antes de que aparezca la miopía de foma preventiva y bien cuando esta aparece para ralentizar su evolución (ver tratamientos).



Hipermetropía
Es un defecto de visión (error refractivo) en el cual la imagen se enfoca por detrás de la retina al ser el ojo descompensadamente corto. Si la persona es joven podrá enfocar realizando un esfuerzo mayor, lo cual puede provocar cansancio ocular, dolor de cabeza y otras molestias, principalmente al mirar de cerca (lectura, ordenador...). Si es mayor, impide una visión correcta de cerca.

Debido a que este defecto da lugar a cansancio en visión de cerca, la persona hipermétrope puede rechazar, inconscientemente, las tareas de cerca como la lectura, escritura, ordenador, etc…





La hipermetropía no tiene un origen funcional; es decir, no es consecuencia del estrés al que se ve sometido el sistema visual, como la miopía. Por tanto, la hipermetropía no evoluciona a más; suele ser estable e incluso a partir de la adolescencia muchas veces disminuye la necesidad de gafas para volver a aumentar en la década de los 40 años.



Astigmatismo
Es un defecto de visión que suele acompañar a la miopía y la hipermetropía. Debido a que la primera lente del ojo, la córnea, no tiene una forma esférica, el enfoque no se puede realizar en un punto fijo sino en una pequeña línea. Esto da lugar a que se enfoque de forma “alargada” u “oblicua”, las imágenes están algo distorsionadas, teniendo los ojos dificultad para enfocar correctamente tanto de lejos como de cerca.  Si el valor del astigmatismo no es alto los ojos adaptan, mediante esfuerzo, su enfoque para poder ver mejor. Esto da lugar a molestias diversas como dolor ocular y de cabeza, borrosidad, ojos llorosos y/o rojos…

PROBLEMAS BINOCULARES

Cada ojo recibe una imagen por separado y es el cerebro el que se encarga de juntar las dos imágenes y elaborar una solamente. Para ello los ojos deben:

- Cada ojo debe tener una imagen con un enfoque y tamaño parecido.
- Los dos ojos deben alinearse para fijar el mismo objeto.
- Todo ello debe hacerse con un nivel de esfuerzo que se pueda asumir por todo el sistema visual.

Si hay alguna anomalía del sistema visual que impida el cumplimiento de estas tres condiciones se producen los problemas binoculares:




Estrabismo
En esta anomalía uno de los ojos, ya sea de forma permanente, alternando con el otro ojo o de forma intermitente, se desvía, por lo que ambos ojos ya no fijan en el mismo objeto.

Normalmente es debido a un desajuste en las órdenes del cerebro; los dos ojos no han aprendido a ver juntos y raramente es un problema de los músculos que mueven los ojos.


Para poder tener una buena coordinación de ambos ojos no sólo deben “apuntar al mismo sitio” sino que el cerebro debe saber integrar la visión de ambos, por ello aunque se opte por la solución de operar se debe “enseñar” de nuevo o por primera vez a ambos ojos conjuntamente. Sólo así se puede llegar a conseguir la máxima recuperación visual posible.

Los distintos métodos terapéuticos son cirugía, inyección de toxina botulínica, prismas compensadores y terapia visual.

En estrabismos de reciente aparición en adultos se debe descartar accidentes vasculares y traumatismos. El estrabismo, en muchos casos puede suponer una dificultad importante en el proceso de aprendizaje infantil e ir acompañado de una pobre coordinación motora.


Ambliopía
Popularmente se conoce como “ojo vago”. En ella un ojo manifiesta unas capacidades visuales, incluso llevando gafas o lentes de contacto, claramente inferiores al otro ojo. El origen de este problema suele estar en el cerebro debido a un desequilibrio en la integración de ambos ojos , principalmente en los primeros años de vida, cuya causa puede ser una diferencia importante de miopía, hipermetropía o astigmatismo de un ojo a otro o bien a la desviación de un ojo (estrabismo), en menor medida está la ambliopía orgánica que hay que descartar por si hay algún problema médico que tratar urgentemente. En todo caso la ambliopía suele producir una merma en el rendimiento lector y otras capacidades de aprendizaje y capacidades motoras.

Siendo un problema de desequilibrio entre ambos ojos, el tratamiento debe tenerlo en cuenta para reestablecer dicho equilibrio, y aunque a menudo se opta por un tratamiento en un solo ojo al taparlo con un parche (oclusión), se hace necesario la utilización de la terapia visual y otras terapias de estimulación (fototerapia) binoculares para conseguir visión binocular eficaz.




PROBLEMAS BINOCULARES NO ESTRÁBICOS

Son aquellos problemas de integración de la visión de ambos ojos que no causan desviación apreciable de ninguno de los ojos. Podemos decir que es una “tendencia “ a desviar un ojo que se compensa con esfuerzo, a veces muy grande. Sin duda es la anomalía binocular más presente en la población, y tiene unas consecuencias importantes en la capacidad de aprendizaje y trabajo de la persona. Puede dar lugar a síntomas como: dolor de cabeza, sensación de mareo, dificultad en la concentración, visión borrosa y/o doble y molestias en los ojos. Es una anomalía que no se suele diagnosticar ya que los exámenes visuales que se practican normalmente no la detectan; sólo un examen visual muy específico las puede detectar.
Los tratamientos son diversos: lentes y prismas, terapia visual y fototerapia. Otros tratamientos pueden ayudar mucho en la mejora como los reflejos primitivos y la terapia sacro-craneal que aunque no son específicamente optométricos los aplicamos en nuestra consulta por personal experto en estas técnicas.



PROBLEMAS ACOMODATIVOS

La acomodación es el mecanismo que utilizan los ojos para poder enfocar a diferentes distancias. Con la edad esta capacidad la capacidad de enfocar de cerca va disminuyendo, siendo un proceso fisiológico normal que se llama presbicia. Sin embargo, incluso en niños se pueden producir diversas disfunciones acomodativas que no permiten enfocar correctamente, dando lugar a borrosidad en la lectura o borrosidad al mirar la pizarra tras haber leído. Los problemas acomodativos producen una disminución importante del rendimiento y los síntomas llegan a ser molestos; dolor de cabeza, borrosidad, molestias oculares, bajo rendimiento motor, pudiendo llegar hasta la imposibilidad de realizar tareas de cerca.

La causa de los trastornos acomodativos no suele ser de los músculos del ojo sino un proceso de alteración de las habilidades acomodativas; por tanto, el tratamiento debe ir dirigido a “enseñar” de nuevo a enfocar a los ojos a diferentes distancias y a mantener ese enfoque. Como tratamiento paliativo, principalmente mientras resolvemos el problema, tenemos las lentes de cerca o adición en gafas y para volver a enseñar la habilidad de enfocar: la terapia visual.


PROBLEMAS DE MOVIMIENTOS OCULARES

Además de los movimientos de vergencias, cuya finalidad es mantener los ojos alineados cuando miran a un objeto existen otros movimientos importantes:

Seguimientos y sacádicos. Es necesario evaluar estos movimientos por separado, teniendo en cuenta no sólo su magnitud sino su calidad.


Disfunciones o disminución de la calidad de estos movimientos provoca síntomas relacionados con las dificultades de aprendizaje; problemas de atención en el aula y en casa, dificultad de mantenimiento de la concentración, dificultades de y perdida en la lectura, vocalización en la lectura, repetición de palabras e inversiones en la lectura y disminución importante de la comprensión lectora. A menudo muchos casos diagnosticados como Déficit de Atención, Dislexia, etc... tienen una causa visual que se desconoce al no haberle realizado un examen completo de capacidades visuales.

En ocasiones aparece sintomatología de tipo motor y del sistema de equilibro-localizador espacial relacionada con los problemas de movmientos oculares, tales como: mareos visuales (cinetosis) con problemas al conducir, sensación de mareo o agobio en lugares concurridos, dificultades al situarse en el espacio (andar, correr, bicicleta, etc..).

El tratamiento de los problemas de movimientos oculares se basa fundamentalmente en la Terapia Visual que muchas veces se realiza asociando a Terapia de Desarrollo Neuromotor como son los reflejos primitivos, lentes y prismas activos en gafas son de mucha ayuda en la mejora de los movimientos oculares.


PROBLEMAS COMBINADOS: TRAUMATISMOS CRANEO-ENCEFÁLICOS

Frecuentemente, tras accidentes de tráfico u otros accidentes aparentemente leves se produce un efecto traumático que no deja secuelas físicas en el cerebro y por tanto es indetectable por los medios diagnósticos habituales, pudiéndose detectar con un examen en profundidad de las capacidades visuales ambientales. Sin embargo la persona presenta sintomatología visual que le impide llevar una vida normal; problemas espaciales, de equilibrio, de orientación de concentración, etc... Todos estos síntomas están relacionados con un deterioro en la relación de la visión con el sistema ambiente.

El tratamiento pasa por una Neurorehabilitación de la visión a través de la Terapia Visual, pudiéndonos ayudar de prismas activos.



PROBLEMAS DE LA AUDICIÓN

Cuando los niños de forma lenta y laboriosa decodifican una palabra o serie de palabras, pierden el sentido y no pueden entender el mensaje. Sus dificultades en la lectura y escritura se presenta cuando los grupos de sonidos no se perciben con precisión y rapidez, se dice que estos niños tienen un problema con la escucha.

La ortografía es otra área que plantea dificultades para muchos niños que tienen problemas de audición. Se requiere de muchas de las habilidades utilizadas en la lectura, sin embargo, podría ser visto como el proceso inverso. Empiezan por elegir la palabra que desea escribir, analizar los sonidos en la palabra y la selección de las letras asociadas a esos sonidos. Al igual que con la lectura, este proceso consiste en escuchar los sonidos, ya sea expresado internamente, o externamente, sino que también incluye la visualización de las letras de la secuencia espacial adecuada.

La sensibilidad al ruido e incluso con dolor o temor hace tener fuertes reacciones a sonidos o ruidos fuertes. Esto hace que aumente su dificultad para recordar o seguir las instrucciones verbales simples. Por ej. Pablo ponte el pijama. El habito de decir “que” y “eh” son muy a menudo; parece no prestar atención. El rendimiento académico es inconsistente.



Se les diagnostican muchos de ellos como “Dislexia” siendo en la mayoría de los casos una ineficacia en su procesamiento auditivo. Asimismo , una investigación impulsada por el Grupo Interdisciplinar de Neurofisiología del Instituto Aragonés de Ciencias de a Salud (I+CS), dirigida por el doctor Paulino Uclés, ha desvelado recientemente que la dislexia "no es un problema lingüístico, sino de anomalías del procesamiento general del sonido en las redes neuronales primarias".


Los niños que presentan un retraso en la adquisición del lenguaje, así como los niños que han sufrido de otitis de repetición durante la primera infancia son casos claros en los que sería conveniente evaluar la presencia de dificultades de procesamiento auditivo.



PROBLEMAS EN LOS REFLEJOS PRIMITIVOS

La presencia de reflejos primitivos residuales, después de la edad de integración, es indicativa de inmadurez; pueden verse afectadas las habilidades motoras gruesas y finas, la percepción sensorial y el desarrollo cognitivo y emocional.

Cuando dos o mas reflejos primitivos están presentes en el niño o adulto nos podemos encontrar los siguientes síntomas:

- Dificultades de aprendizaje como la lectura y la escritura.
- Problemas de organización.
- Problemas de atención y concentración.
- Pobre coordinación ojo-mano .
- Malas posturas.
- Hipotónico o hipertónico.
- Falta de equilibrio.
- Pobre coordinación.
- Problemas de lateralidad, dificultad para realizar movimientos cruzados.
- Lenguaje pobre y tardío.
- Muy tímido o demasiado impulsivo.
- Hiperactividad, Hipoactividad .
- Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a estímulos visuales o de movimiento.
- Enuresis y problemas para controlar esfínteres.